Su organización era perfecta y rígida, a base de sufragio en las decisiones y de inflexibilidad en los acuerdos y reglamentación.

El voto era secreto, aunque había propuesta plural para candidatos, y para garantizar la libertad se colocaba la plica dentro de unas bolas de cera. Seguramente, por haber habido atentados a la nombrada libertad llegaron a tomar un acuerdo muy original, que consistió en fundir plata suficiente para hacer unas avellanas, en cuyo interior se metía la candidatura, resguardada por la cera.

Los elegidos para cargos de responsabilidad habían de dar fiadores ante Escribano público.

 

Maiche Perela Beaumont

Imagen, “El Oriente de Asturias”

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad