En más de una ocasión, hemos escrito que cuatro puertas tenían las murallas de Llanes que le daban un aspecto venerable. A saber: la de San Nicolás, la de la Villa, la de los Remedios o del Llegar y la del norte.

Pero lo que no habíamos contado es que la parte de la muralla que dividía la plaza de Santa Ana en dos, de cuya puerta tenía la llave el mayordomo de la Cofradía de Pescadores, fue derruida durante la primera república, en el año 1873, a iniciativa del por entonces alcalde, cuya morada quedaba extramuros, del otro lado de la puerta.

 

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad