Cuenta Manuel García Mijares que la lancha destinada para la Salea tenía que ser al par de ligera, de gran porte, para que pudieran colocarse en su popa de doce a dieciséis mujeres, mitad casadas y mitad solteras, elegantemente ataviadas, y con libertad bastante para manejar sus panderetas, dos capitanes, mozos gallardos, uno a cada extremo de la embarcación, portadores de banderas blancas de cinco metros de largo cada una. Además, de un patrón encargado del timón, y 12 o 14 remeros, todos de gala con pantalón blanco y camisa del mismo color.

Imagen, “El Oriente de Asturias” 

A %d blogueros les gusta esto:

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar