Antes del amanecer del 6 de mayo, la lancha San Antonio zarpó con su patrón Hermógenes de la Cruz, junto a los marineros Manuel Estrada ( El Mugle) y su hijo Marcelino, Nicolás de la Cruz, José Ruiz, Juan Goti (Juanillo) y Alejandro Amieva.

Se dedicaron a pescar en el caladero Playa Abascal, aunque sin mucho éxito por las fuertes corrientes de fondo.

A  media tarde se dirigieron a tierra, llegando a “El Pozo”, después de las nueve de la noche, con poca luz, bajamar y bastante oleaje. Aprovechando una letía, el patrón decidió entrar pasando con alguna dificultad los rompientes, pero, sin tiempo para virar, llegó una ola a romper contra el costado de babor y después otra y otra, hasta que volcaron.

Desde la Punta del Caballo a la Media Luna y desde San Antón a Entremuelles se veían numerosas personas con farolas, y entre aquella oscuridad, gritos de auxilio y el sonido del oleaje, llegaron nadando cinco marineros, sin conseguirlo Manuel Estrada de sesenta años y Alejandro Amieva de cuarenta, este último padre de siete hijos. 

Tres días más tarde, en el teatro, se organizó una función a beneficio de las viudas y huérfanos, contribuyendo a recaudar fondos la Sociedad de Salvamentos de Náufragos, obteniéndose ochocientas treinta y una pesetas con noventa céntimos. (EOA)

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad