RODABALLO

Psetta maxima

Este pez casi ovalado, que como todos los planos sufre la migración del ojo, y que desorientado cae en el fondo sobre su flanco derecho, al contrario que el lenguado que lo hace sobre el izquierdo, cambia de color según el entorno.

A pesar de tener una boca pequeña, es capaz de abrirla aumentando ésta de forma increíble.

Hay una novela de un premio Nobel, Günter Grass, llamada “El Rodaballo” en el que un ejemplar de esta especie decide dejarse pescar por un hombre y, a cambio de su liberación, se compromete a ayudar al género masculino a combatir “la dominación femenina”.

Su carne es considerada excelente, pero un poco espinosa.

Miache Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

A %d blogueros les gusta esto:

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar